Los monstruos no existen, se inventan

El primer día que me di cuenta de que me estaba exponiendo de nuevo sin miedos inventados, lo celebré. Porque es un gustazo sentirse vulnerable y que no importe, porque la única manera de conocer y dejarse conocer, es enseñándolo (casi) todo. Continúa leyendo Los monstruos no existen, se inventan